Las posturas frente al Acuerdo Nuclear generan un rejuego peligroso para la humanidad

Internacional 11 de mayo de 2019 Por Trova
El presidente Donald Trump no quiere dejar fuera de su escalada de sanciones unilaterales a Irán y ha sumado a las medidas tomadas contra la exportación de petróleo iraní de la semana anterior, otras que afectan la producción de metales como el hierro, el acero, el aluminio y el cobre, principales fuentes de ingreso de la República Islámica, además del crudo
Donald-Trump-dice-que-China-ha-roto-las-negociaciones-comerciales

Autor: Bertha Mojena Milián | [email protected]

El presidente Donald Trump no quiere dejar fuera de su escalada de sanciones unilaterales a Irán. Ayer miércoles sumó a las medidas tomadas contra la exportación de petróleo iraní de la semana anterior, otras que afectan la producción de metales como el hierro, el acero, el aluminio y el cobre, principales fuentes de ingreso de la República Islámica, además del crudo.

Según informó la Casa Blanca, las medidas dirigidas a la industria metalúrgica de la nación persa «apuntan hacia los ingresos de Irán provenientes de la exportación de metales industriales –el 10 % de su economía de exportación–, y advierte a otras naciones que no se tolerará la posibilidad de permitir el acero y otros metales de Irán en sus puertos». Teherán puede esperar más acciones a menos que altere fundamentalmente su conducta, ratifica el comunicado oficial.

Este es, sin dudas, un tema muy delicado, que genera la atención mundial por estos días luego de que el presidente persa, Hasan Rohani, notificara mediante misivas a los firmantes del Pacto Nuclear, la decisión de su país de recortar sus obligaciones, como respuesta a la salida unilateral de EE. UU. dicho acuerdo –hace un año– y el aumento de las sanciones comerciales contra su nación.

Según Rohani, su país ya ha tenido suficiente «paciencia y contención» ante la retirada de Washington del Acuerdo Nuclear y advertirá al Grupo que compone el Reino Unido, Rusia, Francia, China y Alemania del incumplimiento de la contraparte según las obligaciones que establece el acuerdo, cuyos detalles técnicos y judiciales serían dirigidos también a la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini.

Teherán aclaró que no se retiraría completamente del importante Pacto y si su contraparte adoptara medidas de compensación, Irán volvería a asumir sus compromisos plenamente, pero la respuesta de la Casa Blanca fue enviar a un portaviones a sus costas, adicionar más sanciones económicas y que su secretario de Estado, Mike Pompeo, realizara una visita sorpresa a Irak para informar «sobre el flujo de amenazas crecientes» a los intereses estadounidenses en la región.

El canciller ruso Serguéi Lavrov criticó los planes de EE. UU. contra Irán e insistió en la necesidad del «diálogo para hallar compromisos y el equilibrio de intereses», pues «la imposición de enfoques es contraproducente y lleva a un callejón sin salida». China instó también a la calma y recordó la responsabilidad de todas las partes implicadas en el Pacto Nuclear, mientras que la ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, expresó a la cadena francesa BFM que «nada sería peor que la retirada de Irán de este Acuerdo».

Habrá que estar atentos, pues parecen no ser suficientes las amenazas y sanciones desmedidas del Gobierno estadounidense por doquier, en un rejuego que puede tornarse bien peligroso y de consecuencias incalculables para la Humanidad.